Vivienda, la gran hucha de los hogares que vale un billón menos que hace 10 años

Jueves, 11 Octubre, 2018
La crisis depreció los activos inmobiliarios mucho más de lo que se han revalorizado desde 2014.

Durante los años del «boom», desde finales de los 90 hasta el estallido de la crisis, el ladrillo fue el producto preferido por los españoles para invertir sus ahorros. Por eso, cuando la «burbuja» inmobiliaria reventó, la hucha de los hogares adelgazó bruscamente. En un puñado de meses las familias vieron volatilizarse una gran parte de su patrimonio. Seguían teniendo las mismas propiedades, pero valían muchísimo menos. La depreciación fue brutal, y ni de lejos se ha recuperado en estos cinco últimos años de remontada económica. A estas alturas, la hucha inmobiliaria de las familias vale 1,2 billones menos que antes de la crisis.

De media, los activos inmobiliarios en poder de los hogares españoles se depreciaron un 33% en seis años, de 2007 a 2013. Pero, como toda media, significa que en muchos casos la depreciación fue muy superior, sobre todo para aquellos que adquirieron la vivienda en vísperas del estallido de la «burbuja» inmobiliaria. Ellos se llevaron la peor parte: compraron a los precios más altos y cayeron por el precipicio de la crisis.

Las heridas de la recesión todavía no se han cerrado en el mercado inmobiliario. Pese a la recuperación que arrancó en 2014 y que también se siente en la compraventa de viviendas, la revalorización del ladrillo no ha compensado, ni de lejos, la depreciación que se produjo durante la crisis. Y hay que tener en cuenta que el 80% de la riqueza bruta de las familias (activos) se concentra en bienes inmuebles –el 20% restante son productos financieros–.

En 2007, las viviendas en poder de los particulares llegaron a estar valoradas, en su conjunto, en 6,24 billones de euros; a finales de 2013, la depreciación había hundido esos activos hasta apenas 4,2 billones. Es decir, en seis años, a la hucha de los hogares se les esfumaron dos billones de euros por la crisis del ladrillo. A estas alturas, cinco años después de que el mercado tocara suelo, estos activos han recuperado el 41% de lo perdido. Es decir, de cada diez euros que se esfumaron, seis aún no se han recuperado.
Costosa remontada

Al ritmo que lleva el mercado inmobiliario, pasará tiempo hasta que se vuelva a los niveles precrisis. Entre otras cosas, porque la «burbuja» colocó el valor de la vivienda en unos precios anormalmente elevados.

Hoy por hoy, el valor del ladrillo en poder de las familias españolas ronda los cinco billones de euros, según los últimos datos del Banco de España. Son unos 800.000 millones más que en 2013, cuando se tocó suelo. Pero, ese aumento de valor que se está registrando en los activos inmobiliarios de los hogares, ¿se debe a la revalorización del mercado o a que de nuevo está creciendo la inversión de las familias en adquisición de vivienda? Los expertos indican que es más por lo primero que por lo segundo.

«Los indicadores apuntan a que se debe más a la recuperación del precio medio de la vivienda que a la adquisición de nuevos activos inmobiliarios», afirma a ABC José Luis Manrique, director de Estudios y Estadísticas de Inverco(Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva). Eso sí, en la suma de todos los hogares españoles, lo que se ha perdido por la depreciación de la vivienda se ha compensado por ahorro e inversión en productos financieros.

Fuente: ABC 10/10/2018

Suscríbete a nuestra newsletter