La difícil tarea de comprar una vivienda en estado de alarma

Lunes, 23 Marzo, 2020
La lucha contra la epidemia de coronavirus ha provocado la decisión de aparcar la compra de vivienda. Los notarios advierten de que formalizar la escritura es posible solo en caso de urgencia extrema.

Aunque sea muy pronto para trazar un balance, se calcula que la semana pasada, primera de aplicación del estado de alarma, el cierre obligado de las agencias inmobiliarias ha provocado la paralización de más del 60% de las compraventas previstas solo en Cataluña.

El cierre forzoso de todas las actividades comerciales no esenciales, como es el caso de las inmobiliarias, imposibilita la organización de las visitas de los inmuebles. Y, aunque no pase por una agencia y contacte directamente con el vendedor, sería inviable para el potencial comprador alegar la intención de visitar una vivienda como una de las razones de comprobada necesidad que facultan a los ciudadanos a circular por la vía pública.

Quedan las visitas virtuales, para las que algunas agencias ya están preparadas por disponer de herramientas con las que proporcionar al cliente mucha información. Muchas agencias se aferran a la posibilidad de seguir ofreciendo sus servicios de asesoramiento por teléfono o a través de internet. Habrá que ver si la demanda aguanta hasta que termine el confinamiento que se prorrogará hasta el día 11 de abril.

Mientras tanto, el tráfico en las  páginas web de anuncios inmobiliarios ha menguado sensiblemente.

Inconvenientes para conseguir una hipoteca

Pero si el usuario hubiese firmado ya una promesa de compra con el vendedor y quisiera financiar la operación a través de un préstamo, debería encontrar una hipoteca. Pese a que los bancos están autorizados a abrir sus oficinas al público, con las limitaciones a la circulación en vigor parece difícil acudir a varias entidades para conocer sus ofertas y negociar. La existencia de comparadores e intermediarios bancarios online facilita la tarea.

En cualquier caso, para la obtención de un préstamo hipotecario es imprescindible contar con la tasación de la vivienda que se quiere adquirir. Y también este acto, si todavía no se había producido, tendrá que ser aplazado, porque debe ser llevado a cabo por un profesional de forma presencial.

Casos improrrogables

Pero los que más prisa tendrán, serán quienes hayan firmado un contrato de arras cuyo vencimiento esté próximo. Si no formalizan la compraventa, los compradores potenciales perderán la señal, aunque se entiende que, con la suspensión de todos los plazos procesales y administrativos y en todos los órdenes jurisdiccionales que establece el real decreto, deberían haber quedado suspendidos también los plazos en contratos privados, pero lo más razonable sería prorrogarla antes de que llegue la fecha de vencimiento.

Una vez cerradas todas estas etapas, búsqueda, promesa de compra, tasación, arras e hipoteca, la formalización de la escritura ante el notario sería imprescindible para disponer de la propiedad. Un obstáculo que raramente es posible franquear en un estado de alarma. Una instrucción dictada por la Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública aclara que el notario no puede cerrar su despacho, al tener carácter de oficina pública. No obstante, dadas las restricciones a la libertad de circulación vigentes, “solo será obligatorio atender aquellas actuaciones de carácter urgente”, reza la misma. El notario será entonces quien evalúe cada caso y determine si es inaplazable.

Desde el Consejo General del Notariado insisten en que el cliente no debe personarse en la oficina sino llamar por teléfono a su notario o el que tenga más cercano. Solo después de haberle expuesto el caso y si este fuera urgente, el notario convocará las partes interesadas, en el caso de una compraventa de vivienda con hipoteca: el vendedor, el comprador y un representante del banco, que deberán presentarse en la oficina “con aquellos medios de autoprotección que garanticen la seguridad sanitaria” y respetando las medidas de separación y alejamiento físico recomendadas por las autoridades.

El hecho de estar citado en una notaría es una razón de comprobada necesidad que justifica el hecho de circular por la vía pública. Aún así, estos días algunos clientes han pedido que les expidiese un documento que lo atestara, como salvoconducto.

Fuente: Real Estate Press 23/03/2020

Suscríbete a nuestra newsletter