La DGA abona por fin las ayudas de alquiler de 2019 a los 3.052 beneficiarios

Miércoles, 12 Febrero, 2020
Tras pagar los 12 meses a los de Teruel y 9 a los de Zaragoza, liquidará hoy el resto. Confía en regularizar la situación este año y hacer los ingresos cada dos meses.

El Gobierno de Aragón ha abonado finalmente las ayudas de alquiler de 2019 a sus 3.052 beneficiarios, que pese a su delicada situación económica han tenido que hacer malabares para hacer frente a sus mensualidades por el atasco administrativo en la Dirección General de Vivienda. Los 457 ciudadanos de Teruel ya cobraron íntegramente hace dos semanas y los 2.160 de la provincia de Zaragoza ingresaron los primeros nueve meses y, tras la orden de pago de este lunes de la Dirección General de Vivienda, a lo largo de este martes se hará el ingreso del último trimestre a los de Zaragoza y toda la anualidad a los 435 de Huesca.

La cuantía total asciende a más de 3,7 millones de euros, aportada por las arcas estatales y autonómicas y cuya disponibilidad siempre ha estado garantizada pese a la demora de un año en el pago. La directora general de Vivienda, Verónica Villagrasa, lamentó la situación generada, que achacó a la avalancha de solicitudes, a la falta de funcionarios y, sobre todo, a los estrictos requisitos legales que debían cumplirse. "Esto nos obliga a cruzar la información de los adjudicatarios con las bases de datos oficiales, ya que deben estar al día en sus pagos con la Seguridad Social y Hacienda. Este requisito viene marcado por la Ley de Subvenciones", explicó.

Villagrasa reconoció que ya sabían estas variables cuando convocaron las ayudas de alquiler a mediados de 2017 para tres años (2018-2020), pero adujo que se podrían haber "modulado" y, lamentablemente, se han dado al ciento por ciento, "perjudicando el procedimiento". Para colmo, las diferencias de criterio con la Intervención General aún agravó más la situación.

Los beneficiarios no solo han sufrido la demora en las ayudas de 2019. Las doce mensualidades de 2018 se liquidaron el pasado de octubre, por lo que el cabreo es generalizado, especialmente por las "largas" que han recibido en los servicios provinciales a la hora de saber cuándo iban realmente a cobrar, como han venido denunciando los propios afectados. "No se nos puede tener en esta situación, especialmente cuando tanta falta nos hace ese dinero", apuntaron dos de ellos.

La directora general de Vivienda señaló que no podía negar que las "variables" siguen existiendo y que habrá que continuar cruzando bases de datos, comprobar recibos y contratos, aunque confían en que el hecho de haber filtrado la misma información tantas veces permita pagar en el último año con normalidad. El compromiso es abonar a un ritmo bimensual, de modo que las ayudas de enero y febrero se ingresarían, una vez presentados los justificantes de los alquileres y comprobado que están al corriente de pago con la Administración, entre finales de marzo y principios de abril.

Lo que no pudo adelantar Verónica Villagrasa es qué pasará con la convocatoria del próximo año, la última de vigencia del actual Plan de Vivienda estatal, de la época del ministro del PP Íñigo de la Serna. El Gobierno central ha cambiado y, por tanto, no saben en la DGA aún cuáles van a ser sus prioridades y objetivos, por lo que la directora general pretende apurar los plazos hasta disponer de información. En este sentido, apuntó que le han citado a una comisión bilateral en Madrid a finales de mes. "Tenemos que valorarlo todo a lo largo del primer semestre para tomar una decisión. El plan estatal marca las grandes líneas y se notará que hay dos socios de Gobierno", argumentó.

Heraldo de Aragón: 12/02/2020

Suscríbete a nuestra newsletter