El Registro de Agentes Inmobiliarios de Madrid: hay que seguir trabajando

Miércoles, 31 Enero, 2018
El Director General de Vivienda de la Comunidad de Madrid, José María García Gómez, ha anunciado la creación y puesta en marcha del Registro de Agentes Inmobiliarios de la Comunidad de Madrid, iniciativa que fue planteada en su momento desde el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (COAPI) de Madrid.

Este registro pretende que pueda localizarse a los profesionales del sector inmobiliario que se dedican a la intermediación con el propósito de ofrecer una serie de garantías para los consumidores, pues en un ámbito como el inmobiliario, que está completamente liberalizado, se encuentra latente en el mercado una constante demanda de calidad y de seguridad jurídica. De hecho, la futura norma contempla una serie de requisitos para ser incluido en el registro, como son la capacitación profesional, la solvencia y el aseguramiento profesional.

Ahora bien, es necesario hacer una observación en cuanto a que el registro tendrá carácter voluntario, cuestión que queda pendiente y que indudablemente le hace perder efectividad. La forma efectiva de favorecer la transparencia y la de garantizar la protección de los consumidores, es el establecimiento de la obligatoriedad de inscribirse en el registro para poder ejercer las actividades inmobiliarias.

La voluntariedad que se ha previsto determinará, con toda probabilidad, que haya profesionales que no estén inscritos y que, por tanto, no puedan ser localizados ni verificar su profesionalidad. Así las cosas, hay que apuntar que, desde 2010, Cataluña cuenta con un registro de carácter obligatorio.

Dicho esto, qué duda cabe que el registro de profesionales, aun siendo voluntario, tiene una serie de ventajas. Principalmente, otorga una suerte de certificación o acreditación añadida para los profesionales, al tener que cumplir con una serie de requisitos que se acreditan ante la Administración Pública.

Y es que, en un sector como el inmobiliario en el que la liberalización ha provocado, desde 2000, un escenario de incertidumbre, desconocimiento y fragilidad de cara a las necesidades de los consumidores y usuarios, poder contar con una referencia custodiada por la Administración es sin duda un avance respecto de la situación actual. No hay que olvidar en este punto, que los colegios profesionales ya tienen localizados a sus colegiados mediante su adscripción al Colegio.

También habría que destacar como ventaja que la existencia del Registro supone un compromiso por parte de la Administración Pública de estar pendiente de la actividad que acontece en el sector inmobiliario. En este sentido, garantiza la continuidad en el mantenimiento de las relaciones institucionales que ya son habituales con los Colegios profesionales y otras entidades existentes en el sector.

En esta línea, puede facilitar en un futuro el establecimiento de filtros o controles, no tanto en la actividad, sino en la capacitación de los profesionales, pues la formación continuada y su acreditación es otro de los apartados pendientes para impulsar en el sector inmobiliario.

Habrá que seguir trabajando para conseguir más garantías para los consumidores, pues el registro, tal y como está planteado, es solo un punto de partida sobre el que seguir trabajando en beneficio de los consumidores y de los profesionales.

Fuente: Pisos.com 31/01/18

Suscríbete a nuestra newsletter