Cinco ideas para enfrentarse a una subida desproporcionada del alquiler

Martes, 8 Octubre, 2019
Subir la renta por encima del IPC cuando no se han agotado todas las prórrogas del contrato es ilegal, si bien iniciar un procedimiento no siempre sale a cuenta dado que las costas son altas y raramente compensan lo que se va a obtener.

El porcentaje de población que vive de alquiler ha subido mucho en los últimos años. En las ciudades donde ya de por sí la oferta era limitada y alquilar resultaba caro, este auge de la demanda ha subido de forma abrupta los alquileres.

Muchos inquilinos se están viendo en la difícil situación de tener que pagar incluso el doble de lo que pagaban con el fin de seguir viviendo en el mismo piso. Estas subidas desproporcionadas de la renta también vienen motivadas por el tirón del alquiler turístico. Desde pisos.com lanzamos algunas sugerencias para hacer frente a un incremento extraordinario de la mensualidad:

1. Denunciar. Subir la renta por encima del IPC cuando no se han agotado todas las prórrogas del contrato es ilegal. Sin embargo, iniciar un procedimiento no siempre sale a cuenta dado que las costas son altas y raramente compensan lo que se va a obtener. No obstante, denunciar de forma colectiva puede ser la solución en el caso de que varios inquilinos tengan un arrendador común. Las probabilidades de éxito son bastante altas y sentarían un precedente muy importante.

2. Negociar. El diálogo es otra de las opciones. La vía diplomática es una herramienta poderosa si se está dispuesto a hacer ciertas concesiones, es decir, aceptar una subida de la renta, aunque menos relevante. Para convencer al propietario es esencial haber sido un buen inquilino. El impago y los destrozos son los mayores temores de los arrendadores, que se pensarán dos veces dejar escapar una persona que siempre realiza el ingreso puntualmente y que tiene la vivienda cuidada.

3. Subarrendar. Otra de las posibles salidas es alquilar una de las habitaciones de la casa a otro inquilino. Con este ingreso extra sería posible compensar de forma total o parcial la subida del alquiler. No obstante, hay que revisar el contrato y asegurarse de que este no contenga una cláusula en la que se prohíba expresamente el subarriendo o en la que esta acción esté condicionada a la autorización del arrendador.

4. Comprar. No son pocos los inquilinos que, ante la subida de los alquileres, se plantean dar el paso y convertirse en propietarios. De hecho, en muchas ciudades la cuota hipotecaria media está por debajo del alquiler medio. Sin embargo, para comprar una vivienda se necesita un ahorro previo importante para cubrir tanto la parte que no financia el banco como los gastos.

5. Trasladarse. En caso de que la actualización de la renta ponga en serio peligro las finanzas del inquilino, lo más saludable para la economía sería buscar un alquiler que no suponga más del 30%-35% de los ingresos mensuales. El traslado del centro de la periferia es muy habitual actualmente dado el encarecimiento de las mensualidades en los barrios más tensionados. En ocasiones, es la única alternativa para seguir manteniendo cierta calidad de vida.

Fuente: ABC 08/10/19

Suscríbete a nuestra newsletter